la f uentezuela.com
Almedinilla martes, 18 de junio de 2019

| PORTADA | LOCAL | PROVINCIA | REPORTAJES | FOTO DENUNCIA | DEPORTES | ENTREVISTAS | CULTURA | OPINIÓN | MÚSICA | ALMEDINILLENSES POR EL MUNDO | NECROLÓGICAS | ANUNCIOS |
OPINIÓN

OPINIÓN | Sociedad
Preguntas ante el cadáver de Laura

Miguel Ángel Santos Guerra
sábado, 22 de diciembre de 2018 (11:24:47)

0 Comentarios - 192 Visitas

Imprimir

La muerte es algo excesivo. Cualquier muerte. Pero el asesinato de la profesora Laura Luelmo, acaecido hace unos días en El Campillo (Huelva), resulta especialmente cruel e inaceptable por muchos motivos. Sobrepasa los límites de la enormidad.

En primer lugar porque se trata de una persona joven, de solo 26 años. Una persona que estaba comenzando su proyecto de vida adulta, con las ilusiones casi sin estrenar, con años de esfuerzo ininterrumpido para llegar a ese fatídico día en el que decide salir a correr por los alrededores de un pequeño pueblo onubense donde le espera la agresión sexual y la muerte.

En segundo lugar porque era una hermosa mujer cuya vida arranca de cuajo un hombre de cincuenta años que “la miraba de forma inquietante”. Una mujer más cuya vida es segada por quien no respeta la libertad y el derecho a la vida de los demás, por quien piensa que cualquier mujer es un objeto de su propiedad. “Me encapriché de ella”, dice poniendo al descubierto la obscena y abusiva concepción machista.

En tercer lugar porque la autopsia confirma que hubo agresión sexual. No fue solo un asesinato que le haya costado la vida a Laura Luelmo. Le costó también la integridad física y la dignidad personal. Probablemente el motivo de la horrible extorsión fue la violencia que convierta a la mujer en un objeto que se puede utilizar libremente para la propia satisfacción.

En cuarto lugar porque era una profesora que empezaba a realizar, de forma apasionada, su tarea docente en el Instituto de Nerva. Después de hacer su carrera de Bellas Artes, después de realizar el Master de Secundaria, después de acometer con toda la ilusión de quien comienza las primeras (y últimas) clases de plástica de su vida. Me imagino su regocijo al ser llamada para hacer una sustitución temporal, al realizar el viaje de 600 kilómetros desde Zamora a Huelva, al alquilar su modesta casita en El Campillo.

En quinto lugar porque estaba pergeñando una vida en común con su novio, al que envía un mensaje cuando sale de su casa para correr, horas antes de ser capturada, violentada, secuestrada y asesinada por un desalmado que se ha dado a sí mismo el poder sobre el cuerpo, el tiempo y la vida ajena.

En sexto lugar porque sus padres van a tener que enterrar a una hija inocente, joven, inteligente y sana acabando así con su felicidad de por vida. Enterrar a un hijo (a una hija en este caso) es un acto antinatural. Los hijos de padres fallecidos se llaman huérfanos. No hay una palabra para denominar a los padres que pierden un hijo.

En séptimo lugar porque el asesino ya confeso, Bernardo Montoya, su vecino, había matado anteriormente a otra mujer, una mujer de 80 años a la que robó y a la que quiso silenciar para que no testificara en su contra. Un hombre que había estado en la cárcel 17 años y 7 meses y que había recobrado la libertad en el mes de octubre pasado, dos meses antes de conocer a Laura y de cometer este asesinato.

En octavo lugar porque el asesinato se produce en un pequeño pueblo de 2000 habitantes, en un lugar en el que nadie podría sospechar que salir a correr en una tarde de otoño podía convertirse en una trampa mortal. ¿Dónde se puede sentir segura una mujer? ¿Dónde puede salir a correr sin tener el corazón encogido por el miedo? Si un pequeño pueblo no es seguro para una mujer, ¿dónde puede sentir que no está amenazada?

En noveno lugar porque un país que ha pagado toda la escolaridad de esa chica, su enseñanza infantil, primaria, secundaria y universitaria, se ve privado injusta y prematuramente de la valiosa aportación que ella empezaba a hacer a la sociedad a través de una profesión que difunde conocimiento, enseña a convivir y desarrolla valores democráticos en las escuelas.

En décimo lugar porque, aunque todo momento es malo para morir, el momento en que ha sido asesinada Laura Luelmo no puede ser más triste: las vísperas de la Navidad que, en nuestra cultura, es tiempo de reencuentros, de convivencia familiar y de paz social. Me imagino cómo va a vivir la Navidad esta familia. No tendrán lágrimas para expresar tanto dolor. Mientras todos ríen, cantan y brindan alrededor, ellos no podrán retirar de sus mentes y de sus corazones la presencia de Laura. Cuando la muerte es fruto de un accidente, de una enfermedad, de un desastre natural o de la decisión propia, el dolor no deja de ser terrible, pero cuando la muerte es fruto de un acto irracional, egoísta y gratuito de un ser humano se intensifica más todavía. No es difícil imaginar las preguntas atormentadoras de quienes querían a Laura: ¿por qué ella?, ¿por qué decidió aceptar esa oferta de trabajo tan lejos de su casa?, ¿por qué alquiló esa casa precisamente allí, frente a la de su asesino?, ¿por qué salió a correr a esa hora?, ¿por qué no manifestó sus miedos ante las miradas lascivas de aquel hombre?, ¿por qué no salió con otra persona a correr?, ¿por qué le tuvo que preguntar al asesino dónde había un supermercado?, ¿por qué?, ¿por qué?, ¿por qué?

Ante este hecho horrible, que ha conmovido al país, ante el cadáver ensangrentado de Laura Luelmo. hay tres preguntas que me asaltan de forma obsesiva:

La primera pregunta tiene que ver con las causas que lo producen. ¿Por qué existe violencia machista? ¿Por qué se siente más seguro un hombre que sale solo a correr sin el temor de que una mujer lo asalte, lo violente y lo mate? La respuesta, a mi juicio, está en las causas que alimentan el machismo. Y es a ello a lo que nos tenemos que aplicar. Evitar el sexismo en las religiones, en el lenguaje, en las costumbres, en la publicidad, en las expectativas, en el trabajo, en las relaciones.

La segunda pregunta se refiere al castigo que merecen los asesinos. ¿Hay que dejar suelto a quien ha matado? Es evidente que si el reo hubiera seguido en la cárcel no hubiera cometido ese asesinato. Pero a nadie se le ha de negar el derecho al arrepentimiento y a la reinserción social. No me gusta que se trate de obtener un rédito político de esta muerte, como están haciendo algunos partidos. Con la prisión permanente revisable en vigor, Laura Luelmo ha sido asesinada.

La tercera pregunta se refiere a la condición humana ¿Cómo es posible que una persona civilizada cometa un hecho tan terrible? ¿Qué es lo que pasa por la mente de un hombre que destruye la vida de una mujer inocente? ¿Qué sentimientos alberga su corazón? ¿Qué principios animan su proyecto vital? ¿Qué concepción tiene de la sexualidad? ¿Qué dominio tiene sobre sus impulsos básicos? ¿Cómo se puede planificar a sangre fría una agresión tan brutal? Porque se trata de un hecho premeditado, planificado, no del fruto de una reacción incontrolada ante un hecho imprevisto. ¿Qué educación estamos dando? ¿Qué sociedad estamos construyendo en la que una mujer no puede salir a correr sola en un pequeño pueblo? En definitiva: ¿Quiénes somos?








Añadir comentario

LOS COMENTARIOS SERÁN REVISADOS ANTES DE SER PUBLICADOS.
La Dirección de La Fuentezuela no publicará aquellos comentarios que sean ofensivos, contengan insultos o supongan una falta de respeto manifiesta hacia el contenido o autor del texto.

ES NECESARIA UNA DIRECCIÓN DE EMAIL VÁLIDA EN LA QUE SE RECIBIRÁ UN CÓDIGO DE ACTIVACIÓN QUE DEBERÁ VALIDAR PARA QUE EL COMENTARIO SEA PUBLICADO.

Esta dirección NO será utilizada para ningún otro tipo de envío ni se hará pública.

Nombre:
Email: (El email no será publicado)
Comentario:
Debe introducir el código de validación antes de enviar su comentario.

He leído y acepto la Política de Privacidad incluida en el Aviso Legal.




Noticias mas recientes Noticias mas visitadas Noticias mas comentadas Últimos comentarios  







| PORTADA | | RINCÓN LITERARIO | COMARCA | SALUD | NACIONAL | ANDALUCÍA | LIBROS | | | | LOCAL | PROVINCIA | REPORTAJES | FOTO DENUNCIA | DEPORTES | ENTREVISTAS | CULTURA | OPINIÓN | MÚSICA | ALMEDINILLENSES POR EL MUNDO | ESPECTÁCULOS | NECROLÓGICAS | ANUNCIOS |
| AGENDA | GALERÍA FOTOGRÁFICA | TELÉFONOS | EL TIEMPO | HEMEROTECA | ENLACES | CONTACTO | AVISO LEGAL |

Web desarrollada por A.R. Comunicación e Imagen sobre una resolución óptima de 1024x768