la f uentezuela.com
Almedinilla viernes, 19 de julio de 2019

| PORTADA | LOCAL | PROVINCIA | REPORTAJES | FOTO DENUNCIA | DEPORTES | ENTREVISTAS | CULTURA | OPINIÓN | MÚSICA | ALMEDINILLENSES POR EL MUNDO | NECROLÓGICAS | ANUNCIOS |
OPINIÓN

OPINIÓN | Sociedad
Año Nuevo, mierda nueva

Miguel Ángel Santos Guerra
viernes, 13 de enero de 2017 (00:46:35)

0 Comentarios - 675 Visitas

Imprimir
Aprender de ese ciclo para liberarse del mecanismo de producción que hace el mundo poco habitable es una exigencia ineludible. No se puede respirar con esas dosis de contaminación. Cada año tiene que haber menos mierda nueva.


Lo recuerdo como si fuera ahora aunque ha pasado la friolera de cincuenta años. Estaba yo entonces viviendo en la ciudad de Oviedo. Era mi primer  curso como profesor de Primaria. Había pasado la Nochevieja y los basureros,  en la mañana de Año Nuevo, estaban retirando la basura. Como es sabido, esa noche deja sembradas muchas calles de suciedad. Uno de ellos, con mucha sorna y no menor énfasis, dijo a voz en grito:

-  ¡Año Nuevo, mierda nueva!

Remedaba su frase la tradicional sentencia de esa fecha: Año Nuevo, Vida Nueva. Desde luego que él describía con precisión la tarea que estaba realizando. Era el día de Año Nuevo pero los montones de nueva basura le hacían dedicarse a la faena con especial intensidad.

No sé si lo oyó alguien más. No sé si a alguien más le llamó la atención. Yo lo recuerdo cada año cuando se suceden las listas de propósitos optimistas, cuando oigo  decir con esperanza renovada: Año Nuevo, Vida Nueva. ¿Vida nueva? Se refería el basurero a su rutina de la recogida de  basura. Yo voy a trasladar la reflexión a la  proliferación de basura moral en la sociedad.

Me pregunto cómo es posible que año tras año, sigamos generando tantas toneladas de suciedad: terrorismo criminal, sexismo sutil y violento, hambre creciente, discriminación de todo tipo, diferencias abismales,  corrupción política, abuso de poder, injusticia estructural,  xenofobia, racismo, asesinatos, secuestros, violaciones, acoso… ¿Cómo es posible que no acabemos con tanta perversión, con tanta maldad?

En los primeros días del año he visto  aparecer basura por doquier. Recordaré solo cinco casos que ahora me golpean la mente y el corazón.

El primer día del año se abre con la noticia de un terrible atentado en la maravillosa ciudad de Estambul. Un hombre, disfrazado de Papá Noel, acribilla  a tiros a quienes celebran la Fiesta de Año Nuevo en una discoteca. 39 muertos. 68 heridos. Una masacre.

¿En nombre de qué dioses y de qué causas se puede matar a personas inocentes? ¿Quién le ha dado a ese terrorista el poder de decidir sobre la vida y la muerte del prójimo?  ¿Quién  le ha conferido el poder de sembrar el dolor en tantas familias? Mierda Nueva.

También del primer día del año. Un diseñador turco ha sido apaleado por criticar desde Chipre al gobierno de Erdogán. Al llegar a Turquía, deportado  y descender del avión, una multitud  se abalanzó sobre él  propinándole golpes a mansalva. Había criticado también a los islamitas por prohibir celebrar la fiesta de Año Nuevo. El diseñador es un conocido defensor de la homosexualidad. Intransigencia.  Violencia. Agresión a quien defiende la libertad. Mierda nueva.

En el mismo primer día del año una mujer de 40 años, profesora universitaria, es asesinada por su pareja de 20 años en Rivas Vaciamadrid. Un nuevo caso de violencia machista. Una mujer más añadida a la lista de víctimas de esta lacra que nunca termina. Mierda nueva.

También en el primer día del Nuevo Año una madre en la ciudad de Valencia ha pretendido vender a un hijo de dos años por 800 euros.  La noticia cuenta que, en un parque de la ciudad valenciana, una mujer se acerca a una pareja y le ofrece su “mercancía”. Ante la negativa, la madre baja el precio. ¿Cómo es posible  tanta abyección? ¿Cómo se puede convertir a un hijo en un producto que se pone a la venta? ¿Cómo se puede hacer  tanto daño a un ser inocente que has traído sin su permiso al mundo? Mierda nueva.

Y, para mí, el más estremecedor En las primeras horas del Año Nuevo veo unas conmovedoras y a la vez terribles escenas en la televisión. Un padre, en cuclillas, habla con sus dos hijas de 9 y 7 años mientras comprueba que tienen bien colocado el chaleco bomba. Van a cometer un atentado por la yihad. El padre pregunta a las niñas si saben lo que van a hacer.

- Un suicidio bomba, dice la mayor.

Llevan unos chalecos que van a hacer explotar entregando sus vidas a una causa que, dadas sus edades,  no pueden ni comprender. Van a causar la muerte a personas inocentes en un acto heroico.

Les pregunta el padre si saben cuál es la recompensa que van a obtener por su acción:

- Ir al cielo, dicen las niñas.

No hay edad temprana para la yihad, comenta el padre haciendo gala de un burdo fanatismo, de una inusitada crueldad.  No se entrega él a la causa, entrega la vida de sus hijas.

¿Qué manipulación es esta sobre la mente de unas niñas inocentes? ¿Es que no tiene límites la perversión humana? ¿En nombre de qué dioses y de qué ideales se puede entregar a dos hijas a la muerte?  Mierda nueva.

Por muchos y buenos deseos que nos hayamos intercambiado en los últimos días del año que se fue y de este que comienza, la mierda nueva se va acumulando en las aceras de la vida.

Tenemos un capacidad inusitada para llenar  bolsas con basura nueva. Se parece mucho a la antigua, pero es basura nueva. ¿Nunca se termina? ¿Nunca se agota? Parece que no, pero habrá que luchar para conseguirlo. Lo que hay que hacer, mientras tanto, es mejorar los métodos para retirarla y que no produzca nuevos males: pestes, hediondez, contaminación, infecciones, envenenamientos…

El debate se podría situar en discernir si estamos realmente progresando o estamos retrocediendo.  Pues bien, yo creo que en ese largo camino del ser humano hacia la dignidad, la historia tiene un signo positivo. El ser humano ha superado la esclavitud y el apartheid, ha dado pasos de gigante en la defensa de los derechos humanos, en la lucha por la libertad y la igualdad,  en la superación del sexismo, en la eliminación de la ignorancia, en la lucha contra la mortalidad infantil… Leed el libro “La lucha por la dignidad”, de José Antonio Marina y María de la Válgoma. Es un canto a la esperanza , una invitación al compromiso.

Los basureros del mundo no dan abasto para eliminar las nuevas cantidades de porquería que generamos en la sociedad. Por eso me ha parecido tan impactante aquella frase que escuché hace tantos años en el fondo de la Nochevieja. Todos los años me viene a la memoria. Todos los años me hace pensar en la capacidad que tenemos los seres humanos de generar basura moral.  O en incapacidad para eliminarla de nuestras sociedades. Pero también en la necesidad de la lucha por eliminarla.

Descubrir la basura es el primer paso para poder afrontar las exigencias de la limpieza.

Airearla, hacerla visible, no esconderla, nos pone a todos frente a la  necesidad de reflexionar y de actuar.

Destruirla, eliminarla es una obligación ciudadana para que no acabemos todos contaminados.

Analizar las causas de su génesis es el mejor modo de conseguir que no se produzcan nuevas cantidades de basura. Ir a la raíz, eliminar la injusticia estructural, eliminar las diferencias… Y, sobre todo, educar a las personas en la esfera de los valores.

Aprender de ese ciclo para liberarse del mecanismo de producción que hace el mundo poco habitable es una exigencia ineludible. No se puede respirar con esas dosis de contaminación. Cada año tiene que haber menos mierda nueva.








Añadir comentario

LOS COMENTARIOS SERÁN REVISADOS ANTES DE SER PUBLICADOS.
La Dirección de La Fuentezuela no publicará aquellos comentarios que sean ofensivos, contengan insultos o supongan una falta de respeto manifiesta hacia el contenido o autor del texto.

ES NECESARIA UNA DIRECCIÓN DE EMAIL VÁLIDA EN LA QUE SE RECIBIRÁ UN CÓDIGO DE ACTIVACIÓN QUE DEBERÁ VALIDAR PARA QUE EL COMENTARIO SEA PUBLICADO.

Esta dirección NO será utilizada para ningún otro tipo de envío ni se hará pública.

Nombre:
Email: (El email no será publicado)
Comentario:
Debe introducir el código de validación antes de enviar su comentario.

He leído y acepto la Política de Privacidad incluida en el Aviso Legal.




Noticias mas recientes Noticias mas visitadas Noticias mas comentadas Últimos comentarios  







| PORTADA | LIBROS | ANDALUCÍA | NACIONAL | SALUD | COMARCA | RINCÓN LITERARIO | LOCAL | PROVINCIA | REPORTAJES | FOTO DENUNCIA | DEPORTES | ENTREVISTAS | CULTURA | OPINIÓN | MÚSICA | ALMEDINILLENSES POR EL MUNDO | ESPECTÁCULOS | NECROLÓGICAS | ANUNCIOS |
| AGENDA | GALERÍA FOTOGRÁFICA | TELÉFONOS | EL TIEMPO | HEMEROTECA | ENLACES | CONTACTO | AVISO LEGAL |

Web desarrollada por A.R. Comunicación e Imagen sobre una resolución óptima de 1024x768